La cafetera: un elemento vital para que todo funcione bien en el trabajo

cafe au travail

Los que ya tienen una edad probablemente recuerden la serie de televisión « Camera Café », donde la máquina de café era el lugar para socializar con los compañeros de trabajo de una oficina.

En el trabajo, hay muchas maneras de tomar café. Para algunas personas el descanso para el café sustituye al descanso para el cigarrillo. Hay quienes no pueden empezar el día sin un café. Y, por supuesto, hay quienes toman su café apresuradamente y lo beben en su escritorio. Por último, hay jefes de departamento que han instalado cafeteras eléctricas en sus oficinas, utilizándolas también en pequeñas reuniones de trabajo.

Pero tomar un café en el trabajo, ¿es algo bueno o malo?

El café y la productividad

Sugiero que miremos seriamente el efecto del café. Es realmente una bebida que aumenta nuestra productividad, nuestra concentración y por lo tanto nuestra eficiencia.

El café contiene cafeína, que se libera en el cerebro sólo 5 minutos después de su ingestión. Y hace su efecto hasta 6 u 8 horas seguidas. Sin embargo, es más eficaz entre 30 y 60 minutos después de su consumo. Y los efectos varían según el hábito de beber café.

¿De qué efectos estamos hablando?

La cafeína, cuando hace efecto, mejora la concentración. También aumenta la atención. En resumen, te hace más despierto y más eficiente. En algunas personas (especialmente los extrovertidos), la cafeína incluso aumenta el rendimiento de la memoria.

Uno estudio americano también ha puesto de relieve sus efectos positivos en nuestro bienestar. De hecho, el consumo regular de café reduce el riesgo de ansiedad y depresión. Y es que el café actúa como un antidepresivo suave. El estudio concluye, además, que el café podría reducir los pensamientos suicidas hasta cierto punto.

¿Existen riesgos para la salud por tomar descansos para el café?

Todo el mundo sabe que hay riesgos en beber demasiado café. Es un riesgo personal y cada uno es responsable de sí mismo. Pero las cafeteras con alternativas al café son soluciones interesantes para el bienestar de todos.

Por lo tanto, las personas con un corazón sensible pueden sentir las palpitaciones demasiado rápido. En este caso, lo mejor es conformarse con el descafeinado, es decir, con el café sin cafeína.

Porque el café sí que aumenta los trastornos cardiovasculares. Y también se ha demostrado que consumir más de 4 tazas al día aumenta el riesgo de incontinencia.

¿Café para aumentar la eficiencia en la oficina?

Gracias a Nespresso, que ordenó un estudio completo del IFOP, sabemos más sobre el vínculo social derivado de un descanso para el café. Estamos hablando de la pausa para el café, que se realiza en un espacio accesible a los empleados, donde se puede tomar el café y charlar juntos.

Por lo tanto, es en la máquina de café (cafetera eléctrica de cápsulas o máquina de gran empresa) donde se fortalecen las relaciones personales, pero también refuerza el espíritu de equipo. Y es que el tema principal de conversación sigue siendo la vida en la empresa, seguido de charlas sobre otros empleados (los famosos chismes). Finalmente, vienen las discusiones más personales.

La pausa para el café te brinda un extra de tiempo para averiguar quién hace qué en la empresa, para pedir noticias sobre varios proyectos, para aconsejarse mutuamente y para despejar la mente.

Sí, la pausa para el café es a la vez un momento de relajación y un estimulante físico e intelectual antes de volver al trabajo. Si te preocupa el tiempo no trabajado (y pagado), debes saber que las personas más eficientes tienen un ritmo que alterna 52 minutos de trabajo y 17 minutos de descanso. La interrupción en sí misma no es un desperdicio económico para la empresa, sino una verdadera palanca para la productividad (cuando se realiza de manera relevante, claro).

¿Es obligatorio un descanso para el café?

La ley no prevé pausas para el café. El único requisito es que para un día de trabajo continuo de 8 horas, el empleado tiene un descanso de 20 minutos. La pausa para el café es, por lo tanto, tolerancia del empleador o el jefe de departamento.

Sin embargo, es posible organizarlo para que sea efectivo y útil para todos.

Por lo tanto, es preferible a multiplicar las pequeñas áreas de descanso para el café en lugar de una gran sala de descanso. Todo depende de la arquitectura del edificio, pero puede ser usado para optimizar los movimientos. De esta manera, el tiempo de descanso se pasa realmente tomando café y no desplazándose hasta el lugar.

Además el descanso para el café es efectivo sólo si se toma con los colegas. Por lo tanto, no es tan sorprendente descubrir que algunos servicios optan por prohibir las bebidas diferentes al agua en las oficinas (con el pretexto de la precaución para evitar accidentes).

Finalmente, el descanso es también más estimulante cuando el café es bueno. Y estudios han demostrado que los jefes piensan mucho más a menudo que sus empleados el la calidad del café disponible…

Conclusión

De lo que se trata es de tomar un buen descanso para tomar café en buena compañía.

De esta manera, en lugar de contar el tiempo y, por lo tanto, el dinero perdido por la empresa, podríamos tratar de volver la mirada hacia lo que nos aporta a nosotros. Porque un mayor espíritu de equipo, un vínculo más fuerte en un buen ambiente y un antidepresivo suave permiten una asociación positiva para combatir los días de ausencia por depresión o agotamiento. Además, conversando las ideas circulan, las personas que se conocen, hacen posible que un departamento funcione más eficientemente.

Se trata, en efecto, de resultados más difíciles de cuantificar, pero que sin embargo están presentes. Entonces, ¿qué cafetera tienes planeada para tu servicio?